twitter facebook rss
Pin It

Widgets

,

Violencia, Drogadicción, Abandono e Identidad de Género Destrozan a la Familia: Obispo

La familia es un grupo de personas con defectos y virtudes, pero cuando es sana es una entidad en donde se forman ciudadanos con valores que llegan a ser hombres y mujeres que aportan a la sociedad y que luchan por mantener el vínculo de unión y amor.

Sin embargo cada vez esto se va deteriorando y hoy en día la violencia (en todas sus formas), drogadicción, abandono, falta de reglas, problemas económicos y cuando hay problema de identidad de género son los nuevos retos que enfrentan las familias y que en muchos casos las está destrozando, dijo en su conferencia de prensa semanal el obispo de Aguascalientes, José María de la Torre Martín.

El purpurado se refirió al mensaje del Papa Francisco en donde llama a la familia a mantenerse unida a pesar de las diferencias de sus integrantes, porque los une un lazo de amor y debe prevalecer la cordialidad, la tolerancia y el amor en toda su expresión para poder enfrentar los problemas del día a día y salir adelante; además de que los padres deben cumplir con el compromiso de formar a los hijos y guiarlos por el camino de la verdad, los valores, principios y moralidad.

La función educativa de la familia vive una profunda crisis sobre todo porque los padres llegan a casa cansados después de sus deberes laborales, no conversan con los hijos, no saben lo que piensan, ni lo que les pasa y es donde viene el problema de desapego y donde esos niños y jóvenes se refugian en cosas indebidas o se juntan con personas que resultan nocivas.

Además de que se preocupan más por problemas futuros (que no saben si llegarán), que por compartir el presente y disfrutar lo que tienen y valorar los momentos que tal vez no se volverán a dar y que luego lamentarán.

Es cuando aparece el "monstruo" de la drogodependencia, una de las plagas de nuestra época que hace sufrir y destruye familias, que debería de ser el lugar de prevención y donde más seguro se sintieran sus integrantes.

Entre las cosas que padecen son el desarraigo de los hijos, ancianos abandonados, niños huérfanos con padres vivos, adolescentes y jóvenes desorientados y sin reglas.

También muchas veces esto lleva a la violencia dentro de la familia, que es el caldo de cultivo para la agresividad social; sus integrantes están a la defensiva y no se apoyan entre sí. Las familias violentas son la escuela para el resentimiento y el odio en las relaciones humanas básicas.

Y en cuánto a la ideología de género, que ahora está tan de "moda", en donde hay niños, jóvenes y adultos que dicen estar "atrapados" en un cuerpo biológico que no les pertenece a su sentir lleva a una sociedad sin diferencia de sexo y vacía el fundamento esencial de la familia.

Es por eso que el reto es que el cimiento de la familia siga siendo que se funde en el matrimonio de un hombre con una mujer, donde se cultiven los valores comunitarios y el desarrollo ético y que se vea con claridad que sólo la unión de un varón y una mujer cumple una función social plena.

0 comentarios

Comentarios

Ultimas Publicaciones

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad