twitter facebook rss
Pin It

Widgets

,

Juan Carlos y Guadalupe Dejan dos Hijas Huérfanas

Dos niñas fueron las víctimas de la decisión que tomó Juan Carlos García Aranda al asesinar a su pareja, Guadalupe Montoya Moreno y luego suicidarse; ya que las dejaron huérfanas.

Las niñas tiene dos y tres años de edad y son producto de la relación que tuvo la pareja, pero que jamás lograron ser felices porque los celos de él hicieron imposible que llevaran una vida tranquila y que les dieran a sus pequeñas la calidad de vida a la que tenían derecho.

Juan Carlos le llevaba a Guadalupe 30 años, la juventud de ella era motivo de inseguridad en él y en consecuencia celos enfermizos que les impedía convivir en paz. Su relación era destructiva, nociva, pero la joven no se decidió a dejarlo, tampoco a buscar a ayuda para la violencia intrafamiliar en la que vivían ella y sus hijas a causa de las inseguridades de su pareja.

Las pequeñas no estaban en el domicilio conyugal cuando sucedió la tragedia, ya que las habían dejado encargadas de unos familiares.

Desde tiempo atrás Juan Carlos tenía la sospecha que Guadalupe tenía un romance extramarital, por lo que constantemente había peleas entre ellos.

Sin embargo ayer llegó al domicilio y comenzó a reclamar y gritar violentamente a Guadalupe su infidelidad, ya que, según testigos que escucharon la pelea, le dijo que ya contaba con la certeza de que había otro hombre en su vida.

De las palabras pasaron a los golpes y los gritos de Guadalupe cuando fue atacada con un cuchillo en el cuello y el abdomen por el padre de sus hijas, heridas mortales que le terminaron de tajo con su vida.

Al ver lo que había hecho, Juan Carlos decidió acompañar a Guadalupe al más allá y se suicidó ahorcándose, quedando los cuerpos prácticamente juntos.

Ahora, dos pequeñas tendrán una vida sin sus padres debido a los celos.

0 comentarios

Comentarios

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad