twitter facebook rss
Pin It

Widgets

,

Rastro de Rincón de Romos Continúa Clausurado

Los rastros en la entidad representan un verdadero foco de infección para la gente y de contaminación para el medio ambiente, por lo que es necesario se generen las condiciones necesarias para que se consolide el proyecto de tener un Rastro Tipo Inspección Federal, esto con el fin de poder disminuir la matanza clandestina que existe actualmente, así lo denunció el coordinador de diputados del Grupo Parlamentario del Partido Verde Ecologista de México, Sergio Augusto López Ramírez.

Indicó que lamentablemente los rastros establecidos no tienen las condiciones necesarias para hacer un sacrificio en orden y apegado a los lineamientos de sanidad, por lo que muchas personas que tienen animales mejor optan por hacerlo clandestinamente también de una forma insalubre, “matando animales de dudosa procedencia, lo que genera un gran riesgo de salud para la población porque ignora qué clase de carne está llegando a las mesas de Aguascalientes”.

El presidente de la Comisión de Medio Ambiente y Recurso Naturales de la LXIII Legislatura, Sergio Augusto López Ramírez añadió que lamentablemente continúa la matanza clandestina de animales en el estado, esto debido a que los rastros que existen en la entidad o están clausurados o no hay en algunos municipios y en donde existen simplemente no los llevan para ahorrarse tiempo y dinero además de que la forma en que los matan es de manera cruel.

Comentó tenemos rastros que operan de manera incorrecta como son los de Jesús María, Rincón de Romos, Cosío, entre otros, que matan de forma inadecuada, insalubre y en condiciones deplorables, además de que tienen un mal manejo de sus residuos ya que los vierten al drenaje e incluso las vísceras por comentario de los pobladores afirman que los entierran en varias norias; incluso, dijo que el que se encuentra en el municipio de Rincón de Romos aún sigue clausurado.

El diputado del Partido Verde Ecologista de México, Sergio Augusto López Ramírez añadió que el problema se aumenta en los municipios que no cuentan con un rastro como es el caso de Tepezalá, Pabellón de Arteaga, entre otros, porque las personas prefieren matar a sus animales en traspatio para vender el producto a las carnicerías y así ahorrarse tiempo de traslado y dinero.

Agregó que urge que el sector salud tenga mano dura con los rastros existentes ya que puede haber tanto corrupción, contaminación al ambiente como una producción de carne que sale al mercado sin las mínimas condiciones de calidad que se pide.

0 comentarios

Comentarios

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad