.

Mis Respetos Señor Gobernador

Comparte
El día jueves 18 de julio, día triste y trágico para la gente del estado de Aguascalientes, concretamente para la capital, por los acontecimientos ocurridos en Nayarit.

Vi la noticia en Facebook, en varias páginas de noticias locales en donde daban cuenta de la tragedia y mi pensamiento voló.

¿Cuántas veces hemos viajado con nuestras familias en este tipo de charter carretero que se anuncian de lujo y que van a destinos turísticos?, la finalidad es pasar días agradables y resulta que debido a percances a veces leves, la carretera de por sí es sinuosa, peligrosa por las curvas y los choferes tal vez sin experiencia, ahí la adquieren. Otros con mucha, pero ya cansados y en base a lo que puedo platicar, conozco bien la zona y esos lugares porque he ido en múltiples ocasiones viajando en autobús o vehículo y son muy bonitos, pero muy peligrosos.

En ese sentido y sin demeritar lo bien que se la pasa uno en este tipo de cosas, ayer me tocó ver algo que por lo emotivo quiero plasmar. Estaba presente con el gobernador Martín Orozco Sandoval, quien no dejó ni por un momento, en varios intervalos de nuestra negociación para beneficiar al grupo Charros del Sur de Aguascalientes, en su afán de conseguir mejores lienzos para crear afición y promover el deporte de la charrería; nos dijo a un grupo de compañeros y a mí que nos informaba que tendremos un Congreso Nacional en Aguascalientes en 2021, y todos los beneficios que íbamos a alcanzar como grupo de charrería.

Pero alcancé a percibir no al gobernador, al hombre, no al impetuoso o egocéntrico, inclusive al administrador; sino al ser humano.

Un hombre preocupado que no dejó de estar hablando con el gobernador de Nayarit, del cual desconozco su nombre, y éste le regresaba las llamadas que atendía en el momento con frases como: «Lo que se ocupe» y comentarios en ese sentido entre mandatarios.

Ya había hablado con el gobernador de Jalisco para solicitar apoyo, había dispuesto del helicóptero del Estado y pedía otros a los de Jalisco y Nayarit, daba instrucciones al Secretario General de Gobierno para que revisaran hospitales cercanos para que las personas que sufrieron el percance recibieran atención inmediata y se pudieran salvar vidas.

Vi el dolor reflejado en él. Un reflejo de un ser sensible y fue importante saber que tenemos en quien confiar y que no es de las personas que pueden y quieren sacar un beneficio personal, sino el brindarse por completo a la gente.

Cuando escuchaba las conversaciones que sostenía telefónicamente, a pesar de estar atendiéndonos en otro tema totalmente diferente, se sentía esa vibra sensible del dolor que le causó esa tragedia, del luto que estamos llevando, no solo él, ahora todos en este momento.

Esta es una experiencia que quiero compartir porque me tocó percibir en los momentos importantes, la toma de decisiones de un mandatario en donde nos está enseñando realmente lo positivo del ser humano y me pongo a pensar:

¿Qué hubiera pasado si no hubiese tenido este gobernador la sensibilidad que demostró ante la tragedia?, ¿qué hubiera pasado si hubiésemos tenido un gobernador insensible o en su defecto no le importa en los más mínimo y pretendiera simplemente dar una cara falsa como tanta gente que conocemos?

Hoy no me cabe la menor duda de que Martín Orozco es un ser humano con mucha sensibilidad, que sentía tristeza pero que a pesar de esos sentimientos tuvo el aplomo de actuar ante la tragedia que estaban pasando algunos de sus gobernados y darles la mano sin importar quiénes eran, son o cómo pasó.

Ve por su gente, por los aguascalentenses en desgracia y lo hizo sin pretender quedar bien con nadie o sacar provecho de nada.

Como seres humanos los demás lo que podemos hacer es rezar por los que se fueron. Hacer una plegaria y pedir por sus almas y por la gente que quedó herida, por sus familias para que encuentren su pronta resignación y que jamás haya olvido de esto.

¡Que vivan en nuestra memoria estas personas de Aguascalientes!            

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *